Katy.

Inspirada por  las fotos del gato y los comentarios al post De lo que vemos y lo que no de Homolibris , me gustaría compartir con ustedes ésta otra experiencia vinculada con animales que desconozco (aclaración: los únicos animales que conozco a fondo son los perros, eso no quita que adore a todos los demás con la excepción de las cucarachas , vacas, ratones y otros animales  afines o no).

Tuve una vecina que tenía un gato poderoso de nombre desconocido pero carácter fiero , lleno de pelos extraños, que se sentaba en la escalera de caracol que llevaba a la azotea de mi antigua casa en Cuba , únicamente para hacerme sentir como un trapo en mis propios terrenos.

Cada vez que intentaba subir a mi propia azotea tenía que llamar a la vecina para que llamara con mimos y regalos carnívoros a ese odioso monstruo que me humillaba públicamente: ¿cómo era posible que yo no pudiera lidiar con ese indecente gato?

 Intenté todo tipo de ofensivas: escoba por delante, gritos , órdenes militares, decisivo caminar escalones arriba, lanzamiento de objetos.. hasta traté de utilizar a mi perrita Linda, que se moría de terror por cualquier cosa.. pero todo resultó inútil, cuando aquella bestia sacaba las uñas, erizaba sus extraños pelos, enseñaba los dientes y bufaba, el valor se me reducía a una cosita muy chiquita y terminaba llamando a la vecina..

Pero no es de esa desgracia gatuna de quién quiero hablar. Además de criar a ese espantajo, ella le daba de comer a otro ser de la misma especie que vivía en la calle .En ocasiones, entraba por nuestra casa hasta alcanzar la de la vecina y cuando ésta se mudó.. nos quedó Katy.

Katy venía todos los días a pedir comida, que ,como cualquier imbécil que se precie, le dábamos. Con el tiempo se fué acostumbrando y echaba siestas en la casa.. hasta que le pusimos unos trapitos de cama..y empezó a echar barriga.. dice Mami: esa gata está embarazada, ¿ qué vamos a hacer con los gaticos? y habrá que ponerle nombre ..y le pusimos Katy.

La incógnita quedó en el aire por semanas y semanas, Katy engordaba cada día más..mi preocupación crecía a la par que su barriga.. mientras tanto mi hermano amenazaba con matarla, porque cada vez que le pasaba por el lado, la gata bufaba y le sacaba los dientes…yo la defendía diciendo que en casa en la que haya gatos no entran ratones…no sé de dónde saqué ese pedazo de sabiduría popular…

En fin, un día entró una rata en la casa por la escalera del frente y viéndose descubierta se refugió en el baño, ví la ocasión que ni pintada para sacar a colación nuestra arma secreta: Katy, así que le grité a mi hermano, enardecida: No te preocupessss, tenemos a Katyyyy.

La introduje en el baño y sonriéndo de oreja a oreja le dije a mi hermano: Ya verás… Pasaron unos cuantos minutos y no se oía ninguna batalla.. así que al final, armados de escobas y palos, entramos en el baño dando gritos, y cuál no fué nuestra sorpresa al descubrir a Katy  y a la rata, mirándonos espantados, muy pegaditos, refugiados en la  misma esquina de la ducha…

Mi hermano se bestializó y mató al ratón a palos, la gata se libró por unos pelos..pero todo fuera  en aras de su embarazo…

Mientras crecía el mal humor de mi hermano crecía la barriga de Katy, así que le procuré comodidades .. y en eso estábamos cuando Katy desapareció por unos días de casa y cuando apareció, estaba desinflada….corrieron rumores en la casa, entre mi mamá y yo, especulando dónde habría dejado a los gaticos…

Hasta que un buen día, ese animalito se durmió boca arriba… y descubrí, horrorizada, que un par de testículos, colgaban, sin rubor, de sus partes bajas…

El secreto lo mantuvimos durante meses, entre mi mamá y yo, hasta que un día Kato, que no Katy, se fué para siempre de nuestras vidas…

Anuncios

19 pensamientos en “Katy.

  1. ¡pero cómo me he reído! así que Katy resultó no ser del sexo femenino ¿y la barriga? ¿sería que iba a hibernar como dijo Isi, o las ratas que si se comió? ¿o que andaba de casa en casa comiendo todo lo que le daban???

    Te quedó genial la entrada, aún me duele la barriga de tanto reir.

    Un abrazo,
    Ale.

  2. Muy divertida la historia, si el gato por lo menos se hubiera alimentado de cucarachas, te hubieras lamentado con su desaparición….Me voy el sábado de vacaciones os llamo aMami y a tí antes, compraré teléfono en USA, porque el año pasado pagué más de teléfono que de vacaciones, así podremos hablar durante mi recorrido y le podré ir contando a Mami el recorrido. LLego a Boston y he quedado para cenar con Obama en su casa…blanca el dia 6, ya sabes que yo no me desplazo a USA para tonterías…y tengo un monton de cosas importantes que hablar con ese muchacho….Una vez haya resuelto ese asunto será cuando realmente empiece mis vacaciones ya sin horarios ni ataduras. Un beso

    • iSAAAAAAAAAA, que bien, que contenta me pones, al fin te veré prontooooo, llegas el dia de mi cumpleaños y aunque no te vea ese mismo día, qué regalo será hablar contigo, mi niña…

  3. Jajjajajaaa…que gracioso…A mi me encantan los gatos(seguro se ha notado con mi mascota negra). Vivía en un apartamento pequeño y mi madre no nos dejaba tener animales. A fuerza de convencer tuvimos una rana, dos peces, un curiel, un conejo. Si veíamos a un gato en la calle lo recogiamos, le dabamos comida y luego mi mama nos llevaba al huerto para soltarlo.
    Eso hasta un día que encontramos a uno y lo tuvimos escondido días hasta que mamá nos vio llevando comida para el cuarto.
    Fue un gato muy bueno la verdad…hasta nos saludaba en la puerta cuando llegabamos a casa!

    Muy graciosa tu historia!
    Saludos!

    • Si, Morgana, ya veo que te encantan, amí también me gustan, la verdad, pero prefiero a los perros, el caso tuyo es de estudio, casi que un zoo en tu apartamento.. y un gato que no era gato, era perro, jaja

      • Jajaja oye no fueron todos juntos, fue al lo largo de los años! Los únicos que llegaron a convivir fueron los peces y los demás:

        rana-peces
        curiel-peces
        conejo-peces
        y ya por último cuando yo tenía 12 años gato-peces y por cierto el gato se quedaba horassss mirando a los peces!

      • Ahh y luego del gato un perro pastor y ahora lo que tengo en Cuba es una perra salchicha…a mi em gustan hasta las arañas. Mi madre es biologa, así que no dejaba que tuviesemos miedo.-)

  4. Jajajaja, me ha encantado la entrada 🙂 La verdad es que yo también soy “muy de perros”, pero qué le vamos a hacer: vivo con dos gatos, jejeje.

    Me alegra que mi entrada haya despertado en ti las ganas de escribir esta. Me ha gustado muchísimo la historia de Katy (lo de ponerle nombre a causa de su embarazo me ha parecido divertidísimo) y su entrañable relación con la rata, jajajajaja.

    Saludos.

  5. Pues sí, era Kato, el conocido gato transexual que trasnochaba en las noches por lo bares e hibernaba por el día.
    Loquemeahorro, Maribel e Isi, gracias por comentar, bonitas.

  6. Yo digo que ese gato estaba preparándose para hibernar, como vio que tenía refugio y comida en abundancia, dijo “aquí me quedo yo sin dar un palo al agua”.
    Luego, tras el suceso de la rata, decidió que no era sitio para la hibernación: lo mismo aparecía una mosca y los humanos interrumpían su reposo por tan insignificante bichejo…

  7. Me encantan tus historias de animales, siempre tienen una sorpresa final, menuda Katy!!, y vosotros ahí enfrentándola con la rata, ¿sería una historia de amor a primera vista? ¿o un empbarazo psicológico para librarse de los palos de tu hermano?… a ver que dice Isi 😉

    Acabo de ver lo del concierto de Juanes en el telediario, ojalá todos en Cuba lo disfruten!!!, pese a quien pese…

  8. Ahhhhhh
    Se había ido a hacer una operación de cambio de sexo? ¿o no hacía falta porque era el sexo que ya tenía?
    A mí me encantan los testículos gatunos, tan peluditos y redonditos, cuando hay que castrarlos es súpercómodo. 😀
    Entonces hicísteis un gato obeso, ¿no sabes que la obesidad es muy mala para los animales? ayyy

    Y con la rata ¿estaban compinchados??? jejejeej tienes unas historias con los animales que son la monda!

    • Isi, cuando adelgazó parece que anduvo en amoríos, persiguiendo a alguna gata preciosa por ahí.. y por eso bajó de peso..jaja, sí, a mí es que me pasan cada cosas con los animales…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s