Avisos

Después de muchos años escribiendo poemitas, me decidí a mandarlos a un par de concursos. Desde luego, no fuí escogida para nada, así que pensé, que, después de todo, yo no tengo grandes ambiciones en cuanto a mi aspecto literario, ya soy muy vieja para dedicarle tanto esfuerzo, vivo de un trabajo completamente diferente y mis sueños de vivir de la literatura, que tuve por allá en mis tiempos de juventud, se han desvanecido, entre otras cosas, porque nunca tuve el impulso necesario para seguir escribiendo a pesar de todo. La vida, esa cosa temporal por la que todos pasamos, me hundió de cansancio haciendo trabajos que nada tenían que ver con mi cerebro y mi porción literaria se dejó caer al suelo, en completo vencimiento.

Como, de todas formas, no quiero morir sin publicar, me he autoplublicado el librito de poemas en amazón.

Exito rotundo: mi mamá lo compró y leyó.

Me doy por satisfecha.

El cuento es  que, si alguno de ustedes tiene al amazon prime, lo pueden leer de gratis, por favor, no lo compren, me sentiría culpable si lo hicieran,jaja, honestamente, no quiero causar ningun gasto.Y para demostrarlo, no les daré el link,jaja, mala que soy. Un abrazo a todos, amigos.

CUBANOS

Allá donde fuimos
ya no somos
acá nos trajimos
con todo lo que nos hace
dejando el viento
el mar
las calles rotas
donde crecimos
las baldosas de la casa
el desconchado en la pared
los retratos de aquellos
que nos nacieron
y jamás imaginaron
que un día no íbamos a ser
parte del corazón de isla
que nos define

De allá donde fuimos
nos tuvimos que ir
generación perdida
por la esperanza y el fallo de ser
lo que quisimos
y para que nuestros hijos
lleguen a ser lo que serán
porque nosotros
con tanto dolor
ya no somos
lo que fuimos.

Tentación.

 Qué tentación la de caer

cuando se tiene el alma

a ras del suelo.

 

Cuánta dulzura en el abandono

del presente

Qué alivio sentarse a un lado del camino

cerrar los ojos

descansar

Qué fácil caer

caer en la yerba

justo al lado de tu alma

y negarse a mirar.

 

Qué tentación la de caer

y olvidar la vida.

Esperanza.

Deben de estar asombrados de que escriba tan seguido, pero es que hoy, en una oficina de búsqueda de trabajo, durante una espera que duró casi dos horas, con una hoja en la mano, una mesa en la que escribir y una pluma, escribí este poemita y dibujé (sin terminar) una matica que me inventé. Aquí se los dejo, a los dos:


Y así

con los ojos cerrados

esperas que todo cambie

que tu vida fuera otra

otra vida

otra persona

otro futuro

y que cuando abras los ojos

una luz alegre te ciegue

como cuando al mundo

se le cae la noche.

Decidí titularlo Esperanza.

Y aquí, la prueba del delito:

Con su fiereza.

Parece 

             mi niña

que han vuelto los tiempos

de usar la armadura

cuidar  los brazos      las piernas

toser despacito

para no expulsar el alma

y rodearnos de suaves algodones

el corazón.

Parece

              mi niña

que es hora de cerrar los ojos

un instante

para no ver

como intentan caer sobre nosotras

las paredes del mundo

con su fiereza.

 

El interés que han mostrado por mí, mis queridas amigas de incontestable belleza, me ha sacado lágrimas y me ha sacado, por decirlo asi, un poemita que tenía encajado en el alma y no lograba salir, el post de Lammermoor, le puso ya la tapa al pomo y no pude resistir el volver a escribir en éste pedacito de blog, que tantas y tantas alegrías me ha dado. En los últimos tiempos estuve aplastada por el cansancio y desde hace unos 20 días casi paré de trabajar, entregué el taxi temporalmente, entre otras cosas, porque no podía manejar con un sospechoso dolor en el costado, que al parecer, aún está sin confirmar, puede ser una piedrecita en el rinón. El mismo día que fuimos a entregar el taxi, Yuli me seguía en el carro de uso que tenemos y faltando unos metros para llegar sufrió un aparatoso choque que casi destroza el carro por completo, pero que la dejó a ella practicamente intacta, por suerte.

Así que aquí me tienen, en casa, sin dinero, sin carro. No sé que me duele más, si el carro o el riñón, pero con algunos libros de la biblioteca y otros que me han mandado ustedes, blogueras de mi vida, internet, mi mamá , que es un pilar en mi existencia, mi amiga Isabel, que es y sigue siendo mi ángel,ayudándome también a salir de éste hoyo, mi Yuli y ustedes, saldremos adelante, una vez más, porque a fin de cuentas, sobrevivientes somos, de mil batallas. Y con tanta riqueza en amores, ¿qué más da que el mundo se me caiga?

                           

Hazme un café.

Hace mil años que no escribo un post y es que éste trabajo de taxista a tiempo completo, sin fines de semana de descanso, ni nada de descanso, en general, al cabo de un año y pico, me está pasando factura, he leído montones de libros, pero no me alcanza el ánimo para comentarlos, así que aquí los dejo con otro poemita taxial:

Hazme un café.

 

Hazme un café compasivo

inquietante

que me caliente

las materias del placer.

 

Hazme un café ansioso

acariciante

que me camine

cada sendero de piel.

 

Hazme un café nervioso 

excitante

que me arrebate y me colme

que desoiga al mundo y me queme

y me deje respirando el aroma

de un buen café.