Me desordeno, amor, me desordeno.

Para alegrar el ambiente, acá les traigo una poesía que es un clásico en Cuba y cuyo título se usa en el lenguaje cotidiano, de tanto que llegó a calar en nuestro día a día, a la autora la conocí una vez que visité su casa, allá en el siglo pasado, en su Matanzas natal , sus poemas se han publicado en Cuba muchas veces y éste en particular es una maravilla de la poesía erótica que te deja con la sonrisa en los labios:

Me desordeno, amor, me desordeno

cuando voy en tu boca, demorada,

y casi sin por qué, casi sin nada,

te toco con la punta de mi seno.

 

Te toco con la punta de mi seno

y con mi soledad desamparada,

y acaso sin estar enamorada,

me desordeno, amor, me desordeno.

 

Y mi suerte de fruta respetada

arde en tu mano lúbrica y turbada

como una mal promesa de veneno,

 

Y aunque quiero besarte arrodillada,

cuando voy en tu boca, demorada,

me desordeno, amor, me desordeno.

En éste enlace pueden leer más poesías de Carilda.

Que las disfruten.

Anuncios